Nápoles ¿Mejor que Roma?

Lo sé. Es un título polémico. ¿Cómo pretendes comparar la “ciudad eterna” con la “ciudad de la Camorra, de la suciedad, de la pobreza, etc? Pues en primer lugar, porque Nápoles no es la ciudad que era hace 20 años. Y en segundo lugar, porque toda Italia es preciosa, pero Nápoles puede llegar a darle tres mil vueltas a Roma si se lo propone.

Con esto no quiero menospreciar a Roma. Es una ciudad preciosa, cargada de historia, de cultura, de buena gente y uno de los destinos turísticos más deseados (y masificados) del mundo. No puedes morirte sin ver Roma, pero ¿y Nápoles?

Hay un dicho popular que hablar precisamente de eso, de morirse. Las palabras concretas son: “ver Nápoles y después, morir”. No sé si lo dirán porque es una de las ciudades más bellas del mundo (y si la has visto, ya puedes irte al otro barrio tranquilo) o porque la comida está tan buena, que puedes correr riesgo de obesidad y muerte por Gordo. En serio, en Nápoles se come mucho mejor que en Roma.

El origen de esta entrada es la cantidad de gente que he entrevistado durante el mes de Agosto. La mayoría de personas que habían viajado al extranjero, concretamente a Italia: ¡habían ido a Roma!. Cuando les consultaba sobre otro destino o si pretendían volver a ver el resto del país, algunos me soltaban: – pero, si ya he visto Roma-… ¬¬

A todos me he tomado la libertad de responderles: ¿Y has visitado Nápoles? La mayoría me contestaban que no, o que ni siquiera tenían intención de hacerlo. Otros, me comentaban dubitativos que quizás la visitasen. Y otros, me contaban que habían oído hablar mal de Nápoles: peligrosa, sucia, pobre, poco recomendable.

Hubo incluso una chica, que había oído hablar mal de Nápoles ¡por un napolitano! Flipo. En fin, que me paso por aquí para deciros que Nápoles es una de las ciudades más preciosas del mundo (del que yo conozco al menos). Que tiene una cultura, una belleza y un ambiente equiparable al de Roma, la mejor gastronomía del país y el pueblo más/parecido a los españoles, especialmente a los sureños (andaluces).

Tiene playa (Roma no). Es mucho más barata que la capital. La gente es bastante más accesible en Nápoles que en Roma. De nuevo, la gastronomía es impresionante en Nápoles, no digo que no lo sea en Roma, pero allí son más sosos. Para mi comparar Nápoles y Roma es como comparar Madrid y Sevilla. Evidentemente gana Sevilla.

Y respecto a todas las cosas malas que dicen de Nápoles: ¡que no os engañen! Es cierto que Nápoles es una ciudad caótica y que es un poquillo sucia pero…¿habéis estado en Barcelona, o en Madrid, o en Valencia? Pues yo si, y la mierda es la misma.

Os han dicho también que hay mucho chorizo, que roban mucho, que es peligrosa: ¿Y qué ciudad no lo es por la noche, si te acercas a los barrios chungos, o si sales de fiesta y te vuelves solo, un miércoles a las 4 de la mañana?

No sé. Sólo quería hacer esta entrada con mucho cariño, para todos aquellos que se estén pensando en viajar o no a Nápoles. Especialmente para todos los erasmus que tendrán la suerte de pasar un año allí. Yo he visitado Roma y también Nápoles, y si tuviera que escoger una ciudad que no fuera Sevilla para vivir, sería Nápoles.

A todos os invito a descubrir Nápoles. A viajar a este increíble ciudad, que vale la pena tanto como Roma e incluso más. Que tiene de “todo” para el turista, que ofrece una experiencia inolvidable y única, que no podrás encontrar en las “grandes ciudades del mundo”, y que está a un tiro de piedra con los vuelos low cost.

Fui a Nápoles, y no estoy muerto. Pero la echo muchísimo de menos. Dejó una huella en mi alma, más significativa incluso que Sevilla (que ya de por sí, es una ciudad de 10), así que: ¡id a ver Nápoles, cojones! Por último, os recomiendo ver ESTA PUBLICACIÓN DE FACEBOOK , para que sepáis lo que significa Nápoles.

El Vesubio, en llamas

¿Cómo ha podido pasar? ¿Por qué se destruye así como así un paraje natural tan valioso como el Vesubio? ¿Por qué no se toman medidas para que esto no ocurra? Que tristeza, que decepción y que rabia al ver como arde un lugar que tanto amo.

Hace unos días se produjeron una serie de incendios simultáneos en la Provincia de Nápoles, en la zona del Vesubio, considerada como Parque Natural y con una vegetación y belleza ecológica incalculable para la humanidad. Incalculable.

Las teorías sobre el porqué se ha producido el incendio son muy variopintas. En unos medios comentan que han capturado a un pirómano, un rumano que se dedicó a prenderle fuego al bosque, aprovechando el calor y la falta de lluvias. Otros medios (entre los que se incluyen los españoles), hablan de la Camorra como responsables estratégicos, en busca de recalificaciones de terreno, de asuntos turbios.

Sea como sea, lo que esta claro es que un bosque no se incendia así como así. Mucho menos zona verde, un paraje como el del Vesubio, repleto de vegetación y con una capacidad de autoprotección brutal. Alguien lo ha hecho.

Y me enfada, me duele muchísimo que se le haga daño a la ciudad de Nápoles, especialmente a sus zonas verdes. Me duele ver cómo los intereses egoístas, asquerosos y patológicos del ser humano, prevalecen sobre la vida y sobre la tierra.

Vesubio en llamas
Imagen de Instagram vía @steppo22

Es más, se habla de que se han utilizado a gatos impregnados en gasolina para propagar e iniciar los incendios. En algunos medios desmienten esta barbarie, pero personalmente, lo veo posible teniendo en cuenta la maldad del ser humano.

De todas formas, y a diferencia del gobierno de la Campania (que ahora pone la voz en grito, pero que cuando se controle, se olvidarán de lo ocurrido), a mi me gustaría dejar por escrito lo que ha ocurrido. Es una catástrofe natural. Se ha determinado que pasarán 100 años, hasta que la zona pueda recuperarse. ¡100 años! Significa que todos los que leemos esto, jamás veremos el Vesubio, tal y como estaba hace unas semanas. Jamás vivieremos lo suficiente para ello.

En unos días han jodido, han destruido, han quemado lo que llevará un siglo recuperarse. ¿En qué coño piensa el ser humano? ¿Cómo puede haber tanto hijo de puta suelto que le hace daño a la naturaleza? ¿Por qué no se toman medidas?

En fin. Que le prestéis atención a esta catástrofe natural. Al igual que en el Parque de Doñana cada cierto tiempo hay “incendios sospechosos”, en otras partes del mundo, también ocurre. Tenemos que luchar contra estas injusticias.

Vesubio noche llamas
Imagen vía instagram: @marcop65

Y a los cabrones que sean los responsables de los incendios en el Vesubio, sólo quiero desearles una vida infeliz, desdichada y llena de miserias. Que el karma os devuelva el mal hecho por diez mil, y que ardan lentamente en el infierno.

Mis más sinceras condolencias hacia los napolitanos. Tienen que estar sufriendo muchísimo viendo como le hacen daño a su ciudad. Sintiendo una nube de humo atenazando sus vidas, que les impide respirar y los ahoga en la desesperación. Una situación que viven todo el año y cuyos responsables principales, son seres humanos.

Para finalizar, y aunque sea en italiano, me gustaría compartir con vosotros “el porqué del incendio del Vesubio” según Roberto Saviano. Para quienes no le conozcan: es un eriodista italiano que escribió en su momento “Gomorra” , libro que versa sobre la organización criminal de la Camorra, y por el que lleva años en amenaza de muerte.

Perché il Vesubio brucia? Provo a spiegarlo qui. Il Parco Nazionale del Vesuvio contende pendici alle discariche abusive, metro per metro, centimetro per centimetro in una lotta che con gli incendi è già persa. Ciò che brucia diventa discarica abusiva e le discariche sono gestite dalle organizzazioni criminali. Altrove si appicca il fuoco anche per un altro motivo: i terreni che potrebbero essere destinati a edilizia, se arsi, restano bloccati per 15 anni. Ed ecco l’ennesimo ricatto: o paghi le organizzazioni criminali per le aree edificabili oppure arrivano le fiamme a bloccare le concessioni edilizie. Il fuoco è un capitolo fondamentale per le organizzazioni criminali nel nostro Paese e il fuoco sul Vesuvio è come la Sicilia che brucia, come i roghi sulle colline di Caserta, come le montagne verdi del Cilento in fiamme. È finito il tempo in cui potevamo chiamare piromane chi appiccava il fuoco. È finito il tempo delle balle. Basta con l’incapacità della politica di far fronte alle emergenze e basta con l’inconsapevolezza del Paese che non riesce a capire chi c’è davvero dietro questi disastri“.

¿Por qué arde el Vesubio? Intento explicarlo aquí: contiene vertederos ilegales que metro a metro, centímetro a centímetro se van perdiendo en una lucha contra los incendios, la cuál ya está perdida. Lo que se quema se transforma en un vertedero abusivo y dichos vertederos están gestionados por las organizaciones criminales. En otros lugares los incendios se producen por otro motivo: los terrenos que pueden destinarse a edificar, los cuales quedan bloqueados durante 15 años. Es entonces cuando entra en juego el chantaje de las organizaciones criminales, para que les paguen por la construcción de áreas o si no, más incendios bloqueando la construcción. El fuego es un capítulo importante para las organizaciones criminales de nuestro país. El incendio del Vesubio es como Sicilia ardiendo, como cuando quemaron las colinas de Caserta, como cuando quemaron las colinas de Cilento. Atrás quedan los días donde podíamos llamar pirómano a aquel que prendía fuego. Se acabó el tiempo de no hacer nada. Basta con la incapacidad de la politica para responder a las emergencias y con la ignorancia del país, que no es capaz de comprender quién está verdaderamente detrás de estos desastres”.

Sin título
Pasarán 100 años, para volver a ver esta imagen

Pisos para Erasmus: Nápoles

Vamos con una de las entradas más útiles que podrá leer un futuro erasmus a Nápoles. En su día, me hubiera gustado leer exactamente lo que te ofrezco a continuación. En internet / redes sociales, la información está dispersa y debes buscarla poco a poco, para saber “cómo funciona el tinglao”.

No te desesperes. Estás en el lugar indicado. No ofrezco la panacea, pero te voy a enseñar lo más importante que debes conocer, para localizar un buen alojamiento en Nápoles. En primer lugar, necesitas preguntarte una serie de interrogantes:

  1. ¿Habitación simple o compartida?
  2. ¿Zona del centro, o alrededores?
  3. ¿Cuánta gente máximo en el piso?
  4. ¿Vivir con españoles o con otras nacionalidades?
  5. ¿Cuánto cuesta un piso en Nápoles?
  6. ¿Cuáles son las zonas buenas y las malas?
  7. ¿Qué debo saber sobre los piso en Nápoles?
  8. ¿Qué son los pisos heredados y cómo hacerte con uno?
  9. ¿Cómo llegar a Nápoles con piso reservado?

20170129_131531

1.HABITACIÓN SIMPLE O COMPARTIDA:

En Nápoles podrás encontrar dos tipos de habitaciones, las simples y las compartidas. Casi todos los erasmus buscamos un alojamiento individual y de hecho, es lo que os recomiendo. Cada persona tiene un ritmo distinto y de erasmus, el ritmo se acelera muchísimo y se hacen mil cosas cada día.

Por las individuales se suele pagar más que por las compartidas. De hecho, una compartida te puede salir por unos 200-250 euros (no toleres más de eso) y una individual por unos 300-350 euros (máximo) con todo incluido.

En las inmobiliarias, compañías de alquiler y páginas webs intentarán engatusarte con el precio, intentarán convencerte de que las dobles (triples, cuadruples) no están tan mal. O tú mismo, te piensas que porque vayas con tu amig@ estará “flama” compartir habitación pero hazme caso…píllate una individual.

2. ZONA DEL CENTRO O ALREDEDORES:

Cuando hablamos del centro en Nápoles, nos referimos principalmente a los dos decumanos principales: Via Tribunalli y Spaccanapoli. Los barrios colindantes a estas dos calles, se pueden considerar como el “centro de la ciudad”. Pero ¡cuidado! Nápoles es una ciudad peculiar con una distribución de la peligrosidad curiosa.

Vivir en el centro mola mucho, pero por la noche (sobre todo entre semana y a altas horas de la noche), toda Nápoles se vuelve algo insegura, especialmente en estas dos calles. Al ser la zona “de marcha” y “erasmus” las motos, los carteristas y maleantes variados se dedican a echar ojo a los transeuntes que circulan por estas calles.

Por tanto, vivir en el centro es ideal, especialmente para aquellos que tienen la universidad por esa zona. Pero no te obceques en esa zona. La zona de Piazza Dante, la zona de Materdei (la parte que colinda con Vómero), el Vomero, la zona de Cavour más cercana al Museo, etc. También son zonas buenas.

Además, los alrededores tienen el problema de que o pillas el metro/ bus o bien vas andando hasta el centro (que es donde está “la vida napolitana”), pero a posteriori lo agradeces en tranquilidad, en seguridad e incluso en calidad.

Los pisos también suelen ser ligeramente más caros en el centro, y estar menos “equipados” o en unas condiciones diversas a los de alrededores. Pero por supuesto, esta ha sido mi experiencia y lo que yo he ido viendo. He visto pisos geniales cerca de Via Toledo, en el Quartieri Spagnol (no apto para todos), por Piazza Caritá, etc. Busca, no te conformes con la primera mierda decente que veas, y busca bien.

La mayoría de pisos se encuentran en los decumanos principales, por la zona de Vía Toledo y en el Barrio Español (el cuál, es peligroso por la noche). Otras zonas que son ligeramente peligrosas: Forcella, Cavour, Montesanto (así así), Avvocata (así así), la zona de Materdei que está detrás del Museo, Sanitá, etc.

Pero lo diré y lo repetiré siempre: Nápoles es una ciudad estupenda, en la cual no te tiene porqué pasar nada siempre que tengas un poco de sentido común. Hay que saber por donde y a que horas puedes circular por la ciudad. Y sin problemas.

Yo estuve viviendo en Salvo D´Acquisto, perteneciente al barrio de Materdei y no me arrepiento de ello. Es cierto que para llegar al centro tenía que andar 15 minutos (cuesta abajo) y 30 minutos (cuesta arriba), pero a cambio…tenía una habitación de puta madre, un balcón estupendo, pagaba 320 con todo incluido, y estaba tranquilito.

3. ¿CUÁNTA GENTE MÁXIMO EN EL PISO?

En mi piso éramos 3 personas, un único baño y cocina. En ningún momento tuvimos excesivos problemas para estar cómodos, pero cuando venía más gente al piso (amigos y familiares) la cosa se complicaba.

Si hacemos una proporción justa, diría que un piso bueno debería tener al menos un baño por cada tres habitaciones (ídem con la cocina). Además, cuantos más seais en el piso, peor. Si ya de por sí es difícil estadísticamente encontrar a un buen compañero de piso…imagínate encontrar a 2, 3, 4, 5…

Yo he estado en pisos de 8-12 personas, que montaban unas fiestas muy buenas pero casi todos los compañeros estaban en la “misma onda”. También he visto otro piso de 6 personas, donde la limpieza brillaba por su ausencia. ¡La limpieza! Acordaos de la limpieza, cuanto más gente… peor, más mierda te tocará limpiar.

No sé. Personalmente no me hubiera hecho mucha gracia vivir con tantísima gente. Es cierto que la experiencia erasmus es para “vivir a tope” y no ir con remilgos, pero si tienes que estar 9 meses en Nápoles…tú sabrás tus límites.

4. VIVIR CON ESPAÑOLES O CON OTRAS NACIONALIDADES

Ni te lo pienses. Si de verdad quieres experimentar la vida erasmus. Si de verdad quieres salir de tu zona de confort,  si de verdad quieres aprender algo de italiano (o de inglés), trata de evitar vivir con gente de tu misma nacionalidad.

Para ello, lo mejor es ir “sin nada” (lo explicaré más adelante) y especificar claramente o buscar con empeño esta característica en el piso. Los erasmus tienden a irse todos a las mismas zonas (centro ciudad) mientras que los italianos, saben bien donde tienen que alojarse y cuales son las zonas chachis aunque tengan que andar.

Italianos, una gran cantidad de turcos y de portugueses, alemanes, holandeses, bastantes polacos, rumanos, franceses…en serio, las posibilidades de vivir en Nápoles con gente de otro país dependen de ti. Búscalo, porque hay una inmensa cantidad de erasmus españoles, la mayoría de los cuales buscan irse con otros españoles.

5. CUÁNTO CUESTA UN PISO EN NÁPOLES

El mínimo por lo que vas a encontrar una habitación individual en Nápoles, es de unos 220-250 euros (sin gastos extras). El máximo sería de unos 300-350 euros (con gastos inclusive). Normalmente, la habitación te suele salir por unos 250-300 euros, a los cuales les debes añadir los gastos de luz, agua, telefonía/internet, etc.

La mayoría de caseros te hacen pagar el primer y el último mes por adelantado. Algunos, al finalizar el período te hacen pagar un “extra” para arreglar los desperfectos que se hayan podido ocasionar en la habitación (esto no suele pasar), o simplemente te cobran esto para pintar ellos de “gratis” la habitación o ponerla bonita para el año siguiente. Cuidado los extras, déjalo todo hablado con el casero.

En cuanto al pago del primer/último mes, especifica cómo quieres hacerlo. Hay muchos caseros caraduras, que querrán aprovecharse de ti. Lo más normal es que, si pagas el primer y el último mes, cuando llegue el penúltimo mes…dejes de pagarle, puesto que ya has pagado el último mes. Si te hacen pagar un mes de más, bajo el pretexto de que a posteriori te lo devolvería antes de irte, ten cuidado.

Los gastos extra suelen oscilar entre los 30-50 euros. Depende de lo que gastéis y de la gente que haya en el piso. La luz suelen ser unos 10-20 euros por cabeza, dependiendo de la época del año (en 2016 en Nápoles hizo mucho frío) por ejemplo. El agua suele ser casi siempre lo mismo y depende mucho de los inquilinos, y con el internet podéis encontrar muy buenas ofertas con Vodafone, TIM y otras compañías.

Lo que sí es cierto: las habitaciones en Nápoles cuestan unos 250 euros y las mejorcitas unos 300. Pero que no te alquilen una de 250 como si fuera una de 300. Busca un piso de calidad, con una cama buena, con luz natural (ventanas o balcón, totalmente recomendado), con mobiliario decente, pintado, etc. Mi habitación (doble, cama de matrimonio, ropero) con balcón, individual, y el piso en general bastante bien me costaba 320 euros al mes con todo incluido (alquilado para 2017).

Pero de verdad, no os desesperéis que hay pisos de sobra en Nápoles. Que os van a enseñar mierdas terribles. Lugares que os darán verguenza ajena y que os harán preguntaros: ¿como cojones alquilan esta pocilga? Pero no todo es así, hay muchísimo alquiler en la ciudad, es cuestión de buscar bien y ser pacientes.

6. CUALES SON LAS ZONAS BUENAS Y LAS MALAS

Zonas buenas:

  • El Vómero, Mergellina, Chiaia, Toledo, Duomo y las zonas más cercanas a estos lugares.
  • Materdei, Cavour (cerca del museo), Avvocata y Montesanto en sus zonas pegadas a los barrios buenos.
  • Tribunalli y Spaccanapoli casi todos los días y horas. Por la noche, no.

Zonas dudosas o peligrosas (sobre todo de noche):

  • Tribunalli, Spaccanapoli (madrugada y entre semana).
  • Forcella, Carbonara, Sanitá, Garibaldi (ni de coña), etc.
  • Barrio español: muchos erasmus viven ahí. Yo no lo haría. Aún así, te recomiendo que leas lo que escribí en su día sobre este lugar.
  • Materdei, Cavour, Avvocata, Montesanto, etc en sus zonas pegadas a barrios chungos o en los callejones, zonas oscuras, etc.

7. QUÉ DEBO SABER SOBRE LOS PISOS EN NÁPOLES

En primer lugar, que hay mucho sinverguenza suelto. Pero en Nápoles y en el resto del mundo. Hay caseros que son unos guarros y que solo miran por el dinero. La mayoría de los pisos están para ser alquilados “con lo básico”. Las camas pueden ser de tamaño normal, o pueden ser de tamaño “italiano” cuyo ancho es menor al de las españolas, no te vayas a sorprender. Los baños, pueden ser una auténtica mierda y la mayoría te vienen con lo esencial: ducha, lavabo y si tienes suerte, videl.

Conseguir que te alquilen un piso con contrato legal, será un auténtico milagro. La mayoría se pagan en negro. Si eres inteligente, te buscarás algún tipo de sistema en el cuál tu casero firme y asegure que le has pagado una cantidad de dinero mensual, para que si hay problemas, tengas algún tipo de documento físico oficial.

Las compañías como ErasmusPoint, que a priori son angelitos de la guarda, son la mayor trama de alquiler de pisos para erasmus de Nápoles. De hecho, ellos se llevan comisión por hacerlo, y es una de las mejores formas de conseguir alojamiento y de lograr algún tipo de contrato legal, documental y físico (aunque sean una verguenza sus condiciones, como tener que pagar tres meses por adelantado, o que si el inquilino se porta mal según el casero, éste último le puede echar), entre el arrendador/arrendatario.

Casi todos consiguen pisito con ErasmusPoint, a cambio de pagarles después una suma de dinero por sus servicios (no sé cuanto). Ya veréis que os enseñan un sinfín de pisos de mierda, de puta verguenza y que os hacen patearos Nápoles viendo esas mierdas, hasta que al final os enseñen algo decente. Que esta gente siga enseñando esos pisos, a sabiendas de que son una mierda me parece deleznable, pero así funciona allí.

El tiempo máximo para encontrar piso suele ser de unos 3-5 días. Hay erasmus que se han tirado más de una semana buscando piso. Depende del momento en el que llegues (los erasmus suelen llegan a principios de septiembre), de los pisos que oferten ese año, de los que te quiera enseñar erasmuspoint, de los que tu vayas entrando por la ciudad, etc. Por cierto, llegar a principios de Septiembre, no te garantiza que vayas a tener un piso de la leche, te da más posibilidades.

Además, ten cuidado porque en esas fechas se produce una ola brutal de agresiones y robos por parte de los maleantes, a sabiendas de que casi todos los erasmus llegan en la primera quincena. Saben exactamente cuáles son nuestros hábitos.

En el tiempo de “búsqueda” la gente suele reservar habitación en Hostales (como el Pizza Hostel) o dormir en un BnB. Más vale echar un poco de tiempo y dinero en estos sitios mientras que buscas piso, que quedarte con una mierda. Busca. Si vas a quedarte en el Pizza Hostel, reserva…que se suelen agotar las habitaciones.

Los ascensores en Nápoles, se suelen pagar y cuestan normalmente 5 céntimos. Al final del alquiler, te pueden pedir una pequeña cuota para arreglar la habitación, pintarla, etc. Deja este aspecto muy claro con el casero, que no te la cuelen.

En Italia también existe un impuesto por basuras, que se paga de forma mensual. Especifica claramente quien paga ese impuesto (que en teoría, debería ser el casero y no debería imponérselo al alquilado, pero algunos lo hacen).

Muchos pisos son bastante oscuros, porque de hecho Nápoles, es bastante sombría en toda su zona centro (los edificios están pegados entre sí y son altos, por lo que no dejan pasar la luz). Encontrar un piso con ventanas, o con balcón será otro de tus retos. La luz será importante para que seas feliz en esta ciudad…

Ah, y por último aunque no menos importante. No consientas que el casero venga a tu piso cada dos por tres a vigilarte, o a ver que está todo correcto. En el momento que tú alquilas el piso/habitación, lo que hagas o dejes de hacer en ese espacio (siempre que sea con respeto a la propiedad) es cosa tuya. El casero sólo tiene que ir si se rompe algo, o si tiene que cobrar. Para nada más.

8. QUÉ SON LOS PISOS HEREDADOS Y CÓMO HACERTE CON UNO

Son pisos que ya han sido alquilados en años anteriores, por otros erasmus. Los llamo heredados porque normalmente, no suelen pasar por las manos de inmobiliarias, erasmuspoint o webs de alquileres. Se suelen conseguir por el boca a boca, por recomendación, o porque los estudiantes se ponen en contacto meses antes para dejar reservados los pisos/habitaciones con el casero.

Por regla general, la forma más fácil de hacerte con estos pisos es ser rápido e inteligente. Rápido porque hay que hacerlo entre Mayo-Julio (que es cuando las erasmus ya estás más o menos resueltas y firmadas) e inteligentes porque hay que saber donde buscar. Lo más sensato es que preguntes en la secretaria de tu facultad. quiénes son los erasmus que están o han estado en Nápoles, y los contactes.

Muchos de estos erasmus irán a su bola y te contestarán, o no. Pero alguno se solidarizará contigo y te ayudará a encontrar tu piso ideal. Gracias a contactar con los compañeros de Medicina del año pasado, conseguí hacerme con mi piso.

La otra forma es a través de foros o de redes sociales. En Webs como erasmusu, se empieza a mover información erasmus desde primera hora. En Facebook se empezarán a crear los grupos con nombres como “Erasmus Nápoles 17-18”, en wasaps habrá grupos masivos de erasmus que van a Nápoles, etc. Infórmate y muévete, que te aseguro que existe. Sobre todo porque son las organizaciones erasmus las que los crean.

Otra forma es buscar en páginas webs de alquiler. Las palabras clave son “Affitto” (alquiler) y “affittare stanza napoli” (alquilar habitación nápoles). Empieza a usar Google y empieza a utilizar el traductor si no sabes italiano. Hay buenas ofertas en las webs. Os recomiendo especialmente la web “Subito.it”. Dadle caña.

Por último, a través de webs como esta. Hay muchos erasmus que suelen escribir sus aventuras en bitácoras. Muchos de ellos (como yo mismo), estamos accesibles y solemos responder a los comentarios y dudas que tengan los lectores, especialmente porque algunos creamos estos “rinconcitos” para ayudar a futuros erasmus. En instagram, también podréis localizar a erasmus de nápoles si sabéis buscar los “tags” adecuados, o poniéndoos en contacto con ESN Nápoles y con ErasmusLand.

No tengáis miedo ni verguenza en preguntar. La mayoría de erasmus, solemos ser bastante comprensivos y acordarnos de nuestro período de incertidumbre y peregrinaje para localizar piso. Por mi parte, estoy escribiendo esta entrada y también quedo a vuestra disposición para todas las dudas que tengáis. Mi habitación ya está alquilada para el período 2017-18, lo siento. Y la de mi compañero, probablemente. Así que, os intentaré ayudar en todo lo que pueda a nivel informativo 🙂

9. COMO LLEGAR A NÁPOLES CON PISO RESERVADO

Buscar a vuestros compañeros erasmus de facultad, los que se van con vosotros y haced piña (al menos, al principio). Buscad a los del año pasado. Hablad por wasap mucho, poneos en contacto con otros erasmus, preguntad, preguntad y no tengáis verguenza. Explotad al máximo las redes sociales y los blogs.

Revisad a conciencia las webs de alquiler y mandad correos en italiano, aunque vuestro italiano de verguenza. Y si tenéis que poner una fianza, ponedla. Yo tuve que pagar 100 euros tres meses antes, sin saber nada del casero.

Llegar con un piso reservado está muy bien porque te da “tranquilidad”, pero os digo claramente que yo no estuve viviendo en un piso TOP de Nápoles, los hay mucho mejores y más baratos, pero hay que buscarlos, hay que preguntar mucho.

Cuánto antes llegues a Nápoles a lo largo de Septiembre, mejor. E incluso aquellos que van para el segundo semestre, tendrán opciones de encontrar buenísimos pisos a buen precio. No os desesperéis ni os angustiéis, que tendréis donde dormir.

En general, espero haberos ayudado y espero que sea un contenido de calidad. Si es así, sed solidarios y compartidlo con el resto de vuestros compañeros erasmus. Por favor, os pido que si tenéis cualquier duda, opinión o experiecia que queráis hacerme/compartir no lo dudéis: dejad un comentario o buscadme a través de instagram (@anatomiadenapoles). Un saludo, erasmunitos.

Playas de Nápoles: Miseno

Ya hemos hablado sobre una de las playas más “top” de la provincia de Nápoles: La Gaiola. Sin embargo existen muchos más sitios impresionantes que vale la pena disfrutar durante la época estival. En este caso, me gustaría hablaros de: Cabo Miseno.

Sin lugar a dudas, una de las mejores playas para aquellos que estamos acostumbrados a la arena o “sabbia” (en italiano). La mayoría o una gran parte de las zonas balneables de Nápoles y alrededores son de piedras, por lo que las típicas playitas de Huelva, Cádiz, Benidorm, etc… no son fáciles de encontrar en la zona campana.

20170513_134528

La playa pertenece al comune de Bacoli, por lo que si quieres llegar a ella (sin usar el coche) tendrás que pillarte el tren hasta Pozzuoli y desde allí algún bus. Desde Nápoles también existe la línea de metro “Cumana” y algunos buses que te llevan directamente a la zona de Baia y Bacoli (relativamente cerca de la playa de Miseno).

Mi recomendación es que te pilles la línea “Cumana”, la cual se pilla en la estación de Montesanto (a pocos minutos de Piazza Dante) y bajarte en la penúltima parada (Fusaro) o en la última (Torregaveta) y desde allí o bien te pillas un autobús, o bien vas a pie y aprovechas para hacer turismo por la zona y visitar el comune.

Una vez que llegues a la zona de playa, podrás entrar en alguno de los “Lidos” o playas de pago o bien en la zona pública (casi llegando al final). Mi recomendación es que te gastes el money. En la mayoría de estos lugares por unos 5 euros tendrás derecho a entrar en la zona acotada, y de paso te ofrecerán una comodísima tumbona.

20170513_132200

La playa en sí es impresionante. Fui con mi compañero de piso Massimiliano, con nuestras respectivas parejas, y nos pusimos en uno de los últimos Lidos que había, de los más cercanos a la zona del cabo. Una vez en la playa, las vistas son increíbles.

A mi izquierda el Cabo Miseno. De frente las bellísimas islas de Procida e Ischia y a la derecha toda la bahía de Miseno. Todo arena, todo agua cristalina del Mar Tirreno bañando un entorno impresionante y muy turístico. Muy accesible y deseable.

20170513_134412

En un sinfín de portales de internet he visto que incluyen esta playa entre las más “top” de Nápoles. Al ser un lugar conocido los precios de los establecimientos no son excesivamente caros, por lo que es muy apto para todos los públicos.

20170513_132130

Si de verdad quieres disfrutar de un día de playa impresionante, gozando de las vistas de Procida y de Ischia, bañándote en una playa super limpia y en un entorno de diez, tienes que intentar venir a Miseno. En Julio, estoy seguro que se pone hasta arriba.

Espero que esta entrada te haya hecho la boca agua, que te den muchas ganas de visitar este lugar (sobre todo en veranito) y que si te ha sido útil, compartas el contenido con otros turistas napolitanos. ¿Estuviste en Miseno? ¿Qué te pareció?

20170513_135147

Lugares secretos de Nápoles. La isla y playa de la Gaiola.

Durante mi erasmus en Nápoles he podido conocer un sinfín de lugares increíbles, algunos conocidos por todos y otros no tanto. Con la llegada del verano, la cercanía del Mar Tirreno invita al visitante a buscar una playa en la que disfrutar.

Ante la advertencia de muchos napolitanos de que no debo bañarme en el mar cercano a la ciudad, sólo me cabe una duda: ¿y a donde se supone que puedo? Es entonces cuando te empiezan a hablar de la Costa Amalfitana, de Bayas, Bagnoli, Marechiaro, alguna que otra zona de Posillipo…

Y al final, casi siempre al final, te sueltan: “pero sin dudas, tienes que ir a la Playa de La Gaiola. Que maravilla, es genial”. Claro, tu te quedas en plan…¿y eso. donde está? Y resulta que este sitio tan maravilloso, se encuentra muy cerquita de Nápoles.

La Isola della Gaiola se encuentra en la región de Posillipo y forma parte del Parco Sommerso della Gaiola (parque sumergido). Le debe su peculiar nombre al dialecto local “Caviola” o “cavea” (cueva pequeña).

Isla de la Gaiola

En esta pequeña isla se han levantado desde templos, hasta pequeñas villas y casas que han pertenecido a varios propietarios a lo largo de los siglos. Lo más genial de ella es la costa y el mar que la abraza. Lo más peculiar: que son dos pequeñas islitas (una con una casa y la otra yerma) unidas por un pequeño puente de roca.

La playa en sí está dividida en dos zonas. Una zona exterior increíble donde hay un pequeño espigón de arena y una zona balneable estupenda. Y una zona interior, más discreta y restringida que pertenece al parque sumergido, mucho más cuidada y por supuesto, mucho más bella.

En la zona exterior se está genial. Está permitido comer y beber, siempre que no se ensucie (están muy pendientes de ti) y el ambiente es muy animado, con mucha gente. Hasta el punto de que en temporada alta…no se cabe.

20170409_134946

La zona interior es la que realmente es una pasada. Tiene un aforo limitado y está todo el tiempo muy controlada por los funcionarios del Parque Sumergido. Tienes que llegar tempranito (antes de las 10-11), inscribirte y dar tu DNI y te dan un pase con el que puedes acceder al interior.

Una vez dentro te encuentras de frente con la Isla de la Gaiola que, con los laterales de la costa, forma un espacio ovalado pero abierto de mar. En teoría el baño está restringido, pero al final, te puedes dar un chapuzón siempre que no ensucies la zona y que la trates con respeto. Recuerda que estás en un parque natural protegido.

Por supuesto, el interior de esta zona también tiene otra serie de normas que debes cumplir a rajatabla. Entre ellas: está prohibido comer, introducir recipientes de vidrio, ensuciar de cualquier forma el lugar, comportamientos inadecuados, etc.

La gente que accede a este lugar mágico, no viene sólo para “dominguear” o para hacer el cateto, viene para gozar de uno de los rincones más bonitos de la Campania, de Nápoles. Sólo con la primera visión de la Isla, te bastará para saberlo.

dav

CÓMO LLEGAR A LA ISLA/PLAYA DE LA GAIOLA:

A PIE: si, lo sé, es una locura. Pero para aquellos amantes del senderismo o del running de larga distancia, llegar hasta este lugar no les llevará más de dos horas. Está situado a unos 10 kilómetros de Piazza del Plebiscito y se llega prácticamente caminando por todo el Lungomare, Margellina, Posillipo…hasta que veas un cartelito que ponga “Parco Sommerso della Gaiola”. Es entonces que giras a la izquierda, adentrándote en dirección al mar y terminas en un pequeño camino de unos 10 – 15 minutos bajando que te lleva hasta el lugar. La bajada empieza a mitad de la calle Via Tito Lucrezio Caro, junto a un parquímetro.

EN AUTOBÚS: a cinco minutos de Piazza del Plebiscito en Vía Santa Lucía del Plebiscito debes situarte en la parada del autobús número 140.  Un ratito después de que cojas el bus (y un sinfín de paradas también), te llevará hasta “Discesa Coroglio-Instituto Denza”, prácticamente al lado de la bajada de acceso a la Playa de la Gaiola. Bájate del bus y recuerda revisar los horarios de vuelta…

EN COCHE: quizás la opción más recomendable y la más cómoda. Partiendo de Piazza del Plebisctio (pon el GPS) tienes que pillar la Via Cesario Console y Via Acton hasta el Tunel de la Victoria. Sales al Via Francesco Caracciolo y sigues recto en paralelo al Lungomare hasta llegar a Via Margellina. Tomas la salida en Vía Orazio, Vía Francisco Petrarca y Vía Alessandro Monzoni. Ya prácticamente tienes que seguir todo recto hasta que veas el cartelito que te dice “Parco Sommerso della Gaiola”, te metes por ahí y llegas a Via Tito Lucrezio Caro. Aparcas por donde puedas y le echas la monedita al correspondiente parquímetro (recomendable).

Sin título

CONSEJOS Y RECOMENDACIONES:

Si quieres disfrutar al máximo de este lugar, te recomiendo que vayas con tiempo (temprano) y trates de entrar en la zona interna. Por regla general no es un lugar “excesivamente conocido” entre los turistas, pero sí que lo es entre los napolitanos y habitantes de zonas circundantes. Por tanto, se llena con facilidad.

Asegúrate de llevarte comida y bebida (en el caso del “papeo” o alimento para los mortales, dejas tus cosas y sales fuera de la zona interna para poder comer). En los alrededores no hay sitios para comer y si quieres encontrar uno, tendrás que subir el camino de acceso (que es bastante durillo a la vuelta) sólo para picar algo.

Para disfrutar al máximo del lugar te recomiendo llevarte unas gafas de buceo, protección solar para todo el día, unos zapatos o calcetines de baño (puesto que no es arena lo que pisas, son rocas y algas) y una buena cámara de fotos.

Si vienes en bus revisa los horarios de salida y de retorno porque, como ya te he comentado, a pie está bastante lejos para la gente “normal”. Si vienes en coche, te recomendaría pagar el parquímetro porque a diferencia de Nápoles, en esta zona pueden venir los policías y ponerte una bonita multa por “espabilado”.

Por último me gustaría recomendarte que disfrutes, que goces de este lugar y que lo lleves en el recuerdo toda la vida. He visto que en muchos lugares hablan sobre la Gaiola bien por su interés cultural y natural o bien por el carácter turístico que le dan los extranjeros o bien los napolitanos, que lo consideran un lugar “maldito”.

Si quieres saber más sobre este último detalle, te recomiendo que le eches un ojo a este otro ENLACE y que si tienes la oportunidad de ir a la Gaiola, te tomes la molestia de dejarme un pequeño comentario contándome tu experiencia y si esta información te sirvió de ayuda, que la compartas con otras personas. Ciao Tuttifruti.

20170409_124143

Cómo mola que te visiten

Está claro que la experiencia erasmus para una persona, es una auténtica pasada. Pero si a ello le añades el poder compartirlas con amigos, pareja y familiares…la cosa mejora. Mostrarle a estas personas la pasión que sientes por tu destino erasmus, es una de las mejores experiencias (y estresantes) que puedes vivir de intercambio.

Por supuesto, depende muchísimo de a quién estés visitando que lo pases mejor o peor, que hagas más o menos cosas. En mi caso, me tomo muy en serio las visitas, me obsesiono, me pongo muy nervioso. Quiero impresionar, dejar huella.

Me gusta que, de la misma forma que transmito mi pasión por Sevilla cuando estoy allí, también pueda hacer lo mismo por Nápoles, estando aquí. Planifico, organizo, busco rincones, estudio información turística, vigilo la meteorología, etc.

Sin embargo, en mis últimas visitas (en las cuales me lo he pasado “der carajo”) he aprendido a través de un amigo que hay que dejar las cosas fluir. En primer lugar porque Nápoles no se puede ver en un par de días, requiere al menos una semana para hacerte una ligera idea de la inmensa belleza de esta ciudad (mucho tiempo).

En segundo lugar porque los que vivimos aquí, adquirimos un estilo de vida veloz, acelerado y diverso al del resto del mundo. Bien porque somos erasmus y nuestras prioridades son distintas o bien por ejemplo, por la cantidad de kilómetros que se recorren en esta ciudad. De hecho, de media suelo hacerme unos 15kms.

Lo que pretendo con esta entrada, es dejar reflejados los mejores momentos que he pasado con esas visitas. Han sido muchas horas, muchas experiencias, cientos de fotos, pero algunos de los siguientes me han marcado, sin duda.

Empezaré mencionando que la primera visita que recibí fue la de mi madre, que tuvo el coraje y el detalla de acompañarme en mi primera semana. Le hice andar muchísimo, me acompañó a hacer la burocracia, aguantó mi ansiedad y me ayudó a instalarme. Podrá parecer innecesario para un erasmus, pero yo, le doy las gracias.

A continuación vino Marta. Era mi segunda semana y aún no sabía mucho de Nápoles. Sin embargo (y pese a que ún estaba inmerso en mi adaptación), fue una semana increíble en su compañía. Además fue una perfecta invitada. La cosa mejoró aún más en su segunda visita a finales de Marzo, por sorpresa.

Estaba poniéndome las lentillas en el baño, preparándome para salir con mis amigos Leo y Miguel (también de visita), cuando de pronto escucho que se abre la puerta del piso, que entra alguien y que se abalanza sobre mí. Me quedé super pillado en plan: ¿quién es? ¿qué hace Leo abrazándome en plan random? (porque reconocí una silueta femenina). Pero no, era mi novia que vino a visitarme por sorpresa.

De esta visita me quedo con este momento, con nuestro pequeño viaje a Sorrento y con la cena cuasiromántica que tuvimos en la Pizzería Sorbillo. Sorrento, porque mola mucho para ir de tranquileo y echar el día. Es la antesala de la Costa Amalfitana:

Sorrento con Marta

En segundo lugar, la cena en Sorbillo. Si recibes visita y quieres llevarlo a un lugar donde podrás comer la mejor Margarita en relación calidad-precio de Nápoles, probablemente Sorbillo sea el lugar idóneo. Se curran mucho la presencia.

Vamos ahora a hablar de la visita de Beatriz. Ella tuvo el detalle de cogerse parte sus vacaciones para venir a visitarme, a hacerme compañía y a alegrarme el mes. Fueron muy poquitos días, pero nos dió tiempo de hacer muchas cosas.

Aunque fue duro, el mejor momento de esta visita fue cuando subimos al mirador que está junto al Castillo de San Telmo. Ese día estaba lloviendo a mares y nos hicimos la Pedamentina San Martino (una cuesta de escaleras horrible), empapándonos, calléndonos la “moja” del siglo y llegamos arriba aguados.

San Telmo con Beatriz

A continuación vinieron Sara y Oche, una pareja de amigos. Después de unos días pateándose Roma hicieron una última escala en Nápoles. Durante el día y medio que estuvieron conmigo, pude enseñarles parte de la esencia de la ciudad y sobre todo…la comida. Fue un intensivo de comida napolitana que supo a gloria.

De su visita me llevo nuestra visita al Castillo de San Telmo, donde esta vez sí que subimos a sus almenas y pudimos ver la mejor vista de la ciudad de Nápoles. Todo ello acompañado de una Zeppola di San Giuseppe. Gracias por la visita.

San Telmo con Sara y Oche

Para casi finalizar, querría reflejar la visita de otra pareja de amigos: Leono y Miguel. También pillaron parte de sus vacaciones y viajaron desde Reino Unido a Nápoles para visitarme, y por ello les estoy enormemente agradecido.

Fueron unos días muy intensos donde la ansiedad me carcomió un poco por dentro, porque quería enseñarselo TODO. Pero como me dijo Miguel: con tranquilidad, y deja que todo vaya surgiendo. Así fue y espero, pasamos unos buenísimos días.

De esta visita me quedo con el aprendizaje que me han aportado para próximos invitados, del buen rollo que tuvimos durante los días que estuvieron aquí, del trote que les metí y de la que probablemente fue, mi mejor noche de fiesta erasmus.

Casualmente, fue la noche que llegó Marta de sorpresa. SIn embargo esa noche salimos todos juntos: amigos erasmus y amigos visitantes. Empezamos en Bellini con cervezas y Fragollino, charlando y disfrutando del ambiente universitario.

Terminamos en el que, para mi, es el mejor local de fiesta de Nápoles: Greenwich. Allí cayeron un par de chupitos, más cerveza (incluyendo una coronita) y buenísima música latina (especialmente bachata y reaggeton). Sólo diré: “pásame la botella”.

20170326_034450

Pero ¡ojo! que aún no han acabado las visitas. Si todo va bien recibiré la visita de mis padres (lo cuál me hace muchísima ilusión), y a escasas semanas de volver a casa, espero poder volver a recibir a Marta para explotar la Costa Amalfitana.

Sin dudas Nápoles es una ciudad que me está dando muchísimo, que me está haciendo vivir unos momentos que jamás podré olvidar y que me está permitiendo compartirlo con gente a la que quiero muchísimo. El erasmus, da para mucho.

Para finalizar la entrada, me gustaría darle las gracias a todos y cada uno de los que me han visitado. Por tomaros la molestia de venir, por gastar vuestro tiempo y dinero en venir hasta Nápoles, por hacerme tan jodidamente feliz. Gracias.

Y también daros un consejo a los erasmus del futuro: enseñad vuestro destino erasmus como si fuera vuestra casa, con pasión, con entusiasmo, mostrando lo más auténtico, lo más importante y sin olvidaros de disfrutar cada momento.

Cada rincón del mundo tiene sus particularidades, tiene su belleza y somos nosotros los encargados de descubrirlos y de compartirlos con los demás bajo el prisma de nuestras vivencias. Nápoles, mola mucho y que te visiten, aún más. Ciao tuttifruti.

Hacer la compra en Nápoles

¡Hola a todos! Siento las ausencias frecuentes que estoy teniendo a la hora de escribir. Los días cada vez pasan más rápidos, hay más cosas por hacer y se me está juntando Sodoma con Gomorra. Pero bueno, vamos a hablar de un tema importante.

¿Qué se come en Nápoles? ¿Se puede comer de todo? ¿Donde se suele hacer la compra en esta ciudad? ¿Donde es más barato y dónde más caro? ¿Dónde puedo comprar la carne, o el pescado, o la fruta, las verduras, etc? Os respondo, según mi experiencia.

En primer lugar he de confesaros de que el tópico de que en Italia se come “sobre todo” pasta y pizza, es bastante cierto. Por supuesto, los napolitanos (los italianos en general) comen de todo. Repito: comen de todo, son italianos, no extraterrestres.

Pero lo cierto es que la pasta es bastante barata. Yo suelo comprar los paquetes de 500 gramos por 45 céntimos. Si le sumas el bote de tomate, que me suele costar unos 60 céntimos…pues básicamente puedes almozar pasta dos días, por 1 euros.

En cuanto a la pasta…ejem, ejem. Nápoles es sin dudarlo, sin dudarlo ni un momento: la ciudad top en la elaboración, distribución y consumo de Pizza. ¿La mejor? La Margarita y la Marinara, no hace falta más: masa, aceite, tomate y mozzarella…perfecta.

El precio de las pizzas varía entre los 1,50 (Aielo) a los 4 euros (Starita). Todo lo que esté por encima de ese precio en referencia a los tipos de Pizza que he mencionado…es un atraco innecesario. ¡Ah! Y la pizza se come en la calle, no se compra en el super.

Pero estoy divagando. Una vez que sabes que te vas a hartar de pasta y de pizzas, vamos con el resto de la pirámide alimenticia. En Nápoles existen infinidad de puestecitos, pequeños mercados, negocios de tipo supermercados, grandes superficies, etc. Depende de ti (y de tu presupuesto) acudir a uno o a otro.

CARREFOUR, TE LA CLAVA DOBLÁ:

En Nápoles no existe el Mercadona, el Corte Inglés (Hipercor), el Día ni el Lidl (yo este último, si está…no sé donde). En Nápoles las dos únicas grandes compañías que podrás enconrar serán Carrefour y Alcampo, pero principalmente esta primera.

Los supermercados Carrefour están distribuidos a lo largo de varias zonas de la ciudad. Al final de Vía Duomo puedes encontrar uno. Cerca de la estación de Vanvitelli (Vómero), puedes encontrar otro. Hay bastantes por toda la ciudad.

En ellos puedes encontrar todos los productos que habría en España, pero bastante más caros que en nuestro país de origen. Es tan simple como que un litro de leche, te puede salir por 10-20 céntimos más caro que en otros sitios, que la fruta más de lo mismo, que la carne y el pescado adquieren precios prohibitivos, etc.

Si eres de los que van “sobrados” de pasta, que no les importa gastarse unos 200 euros al mes en comer o que les importa muchísimo comer cosas “de calidad” (ya que en teoría, por el hecho de comprar cosas en el Carrefour…se supone que es de mejor calidad, lo cual no es necesariamente cierto), pues el Carrefour es tu mejor opción.

Personalmente sólo he ido a comprar al Carrefour una vez, al principio de mi erasmus. Me llevé un par de cosas y me sablaron diez euros o así. Desde entonces, no he vuelto a ir más. Pienso que se puede comer bien, sin necesidad de ser timado.

carrefour-2

CONAD, SUPER´O Y CRAI:

Estos son los nombres de algunas de las cadenas comerciles de supermercados más habituales de Nápoles (y de Italia). En estos super podrás encontrar casi todos los productos que te puedan hacer falta. No hay una variedad inmensa, pero puedes encontrar de casi todo y con un par de artículos para comparar.

De entre todos, me quedo con Conad. Es algo carillo en comparación con el sitio a donde suelo habitualmente ir a comprar, pero de vez en cuando saca ofertas interesantes que te permiten variar lo que comes. Por ejemplo, una vez sacaron de oferta un pack de yogur de 8 unidades más barato que los que suelo comprar y de sabores random.

Respecto al resto de super mercados, más de lo mismo. Suelen publicar semanal o quincenalmente revistas con diversas ofertas, o bien las suelen publicitar con cartelitos que decoran las fachadas de los establecimientos. Cuestión de estar atento.

Algunas marcas como “Conad” también disponen de grandes superficies donde puedes encontrar una mayor variedad de artículos. El problema es que suelen estar alejadas del centro y, al menos en Nápoles, no he visto muchas de ellas.

conad-5

COOP Y ALCAMPO:

Son dos de los mayores hipermercados de Nápoles. En ellos puedes encontrar desde precios prohibitivos tipo “Carrefour” a buenas ofertas en todo tipo de artículos, incluyendo fruta, verdura, carne, leche, etc. El problema es que están muy lejos.

El Alcampo por ejemplo (que existe en España) está super lejos. Jamás en toda mi erasmus he llegado a ir porque está a varios kilómetros del centro de la ciudad. En España es una de las cadenas de supermercados más baratas. En Nápoles…no sé.

Respecto al COOP más de lo mismo. Está al final de Vía Foria, junto al Decathlon (si, hay un Decathlon en Nápoles) y puedes encontrar buenas ofertas. El problema es que el paseo que tienes que darte para llegar…te quita las ganas de ir. Tú decides.

DECÓ Y MD:

Sin dudarlo, la mejor opción para hacer tu compra. Jamás he ido a comprar al MD (que está situado cerca de la estación de Garibaldi), pero el resto de erasmus me han hablado super bien de él y, a diferencia del Decó, tienen un servicio en el cual te llevan la compra a tu casa cuando el importe de la compra es superior a …¿ 40 euros? Creo que era así. Puedes ir cada 15 días, hacer la compra y que te la lleven a casa.

En cuanto al Decó, es el sitio donde yo voy casi todos los días. Tienen una variedad de productos similar a la de otros supermercados como Conad, Super´o, etc. Sin embargo, suelen estar más baratos y suelen mantenerse en el tiempo.

Lo que más me gusta del Decó es que las cosas que compras tienen la mejor relación calidad/precio de Nápoles. Sobre todo para los erasmus. En Decó suelo comprar la pasta, el tomate, el pan, la leche, los huevos, el aceite, la carne, las legumbres, lácteos, etc. Casi todo menos el pescado (que no hay) y la fruta, que es más cara.

Además, una cosa que me gusta muchísimo del Decó son sus ofertas semanales. Van cambiando y puedes ir variando lo que comes a lo largo de las semanas. Por ejemplo, los yogures (pack de 8), suele estar a 2 euros con 39 céntimos, pero de vez en cuando los ponen más baratos o alguna marca tipo “Danone” te sale por el mismo precio.

En el momento que escribo esto, por ejemplo, tienen una oferta en la cual te puedes llevar 3 paquetes de 500 gramos de pasta Reggia (bastante buena) por 1 euro. O la semana pasada la pasta Barillia (de las mejores del mercado) por 45 céntimos.

La carne también es bastante buena, aunque no es un chuletón de Ávila ni la mejor carne del mundo, pero está buena y es de una calidad excelente. En cuanto a la fruta…es mejor que sigas leyendo y veas mi siguiente opción. Por lo demás: elijo Decó.

apertura-napoli-big

FRUTERÍAS, CARNICERÍAS, PESCADERÍAS…NAPOLITANOS:

Llegados a este punto he de decirte que estos establecimientos varían muchísimo. Hay una infinidad de Fruterías, charcuterías, panaderías, etc. Y lo peor de todo es que se suelen poner todas unas junto a otras. No sé cómo pueden sobrevivir como negocios.

Eso sí. Si quieres comprar frutas, verduras, pescado y carne…los negocios locales son la mejor opción. Yo por ejemplo tengo mi propia “frutería” favorita por la que paso cada día y voy revisando los precios. Hay días que me ponen los plátanos a 1,19 el kilo y otros a 0,99. Hay días que la coliflor te sale a 1,50 y otros que te salen a 1,10. Sin embargo, la mayoría de los días te puedes hacer con algo “saludable” que comer.

En cuanto a las pescaderías y carnicerías, te recomiendo las del Quartieri Avvocata. Sobre todo las que están yendo en dirección a la zona de Montesanto o la Calle Pignaseca y alrededores de Piazza Caritá. Si te adentras en las callecitas, como si fueras a entrar en el Quartieri Spagnolo (que en realidad entras), podrás encontrar buena variedad.

También recomiendo los negocios que se encuentran por la zona de Piazza Cavour. Justo detrás de la estación de metro de Cavour, hay un par de callecitas que durante la mañana se llena de negocios donde puedes encontrar estos alimentos a buen precio.

En cuanto a mis negocios personales. Junto al Museo Nacional, por la calle que va en dirección a Capodimonte hay varios negocios bastante buenos. Uno en particular (de los primeros que hay nada más comenzar a subir) que está regentado por una señora gordita y por varios trabajadores que son de varias nacionalidades, hay buenos chollos.

De la misma forma, subiendo en dirección a Salvator Rosa (siempre desde Museo) hay una frutería que está junto a una tienda que vende uniformes. Esa, es mi frutería favorita. Ahí es donde suelo comprar todo lo “verde” que suelo consumir.

Estos negocios no son “casualidades”, son el fruto de haber visitado muchos otros, de haber comparado precios, calidad, etc. Si os los recomiendo es por que son buenos, sobre todo si os pillan cerca. Debéis encontrar negocios similares según la zona de Nápoles donde viváis. Como os he dicho, hay un montón de particulares.

MERCADOS CALLEJEROS:

Determinados días de la semana (o siempre, depende) y en determinadas zonas de la ciudad, se suelen disponer pequeños puestecitos de productos locales típicos napolitanos. El que más me gusta es el de Piazza Dante de los domingos.

Se colocan unos 15 o 20 puestecitos donde puedes comprar fruta, verduras, distintos tipos de quesos típicos italianos (sobre todo el de Bufala), diversos tipos de pan, productos más artesanales y naturales, etc. Estos si que son productos de buenísima calidad que, si bien no son tan baratos como en el Decó o MD, no son caros.

En Piazza Mercato sí que suele ponerse un mercado todos los días. En otras partes de la ciudad también suelen surgir de vez en cuando. Por ejemplo, en el puerto también suelen surgir estos mercados random con pescadores que venden sus capturas.

Ve paseando por Nápoles y ve descubriendo estas pequeñas joyas, donde hacerte con comida rica rica. Pero para comenzar, te recomiendo sin dudas que vayas al de Piazza Dante. Recuérdalo: los domingos por la mañana. Compra si puedes el queso.

Y hasta aquí mi entrada. Espero que te haya sido de utilidad y que te sirva para hacer una compra de calidad, sin gastar mucho. Si tienes cualquier duda, comentario o sugerencia, házmelo saber y estaré encantado de atenderte. Si piensas que esta información puede ser de utilidad, compártela por redes sociales. Un saludo.

Día de Pellas y Casa Surace

¿Sabes de esos días en los que tienes mil cosas que hacer, pero decides pasar de todo y salir a disfrutar del sol? ¿Sabes de esos días en los que tomarte un respiro, es parte de tu destino? De esos días en los que todo sale bien. Los días de “pellas”.

Pues debes saber que mola muchísimo tomarse días así. Después de salir de fiesta el Jueves a un local junto a Piazza Dante y terminar a las 4 de la mañana, tocaba despertarse. Había apalabrado a mi compañero de piso salir por Nápoles, aprovechar el sol, hacerle compañía en su día libre.

Para mi que soy del sur, el sol está genial y tal…pero lo veo algo normal. Pero para la gente “del norte” es como una obsesión, como una bendición climatológica que hay que disfrutar al máximo cada día. Anyway, en Nápoles el tiempo está algo loco, así que mejor aprovechar los días de sol a dejarlos pasar, sobre todo en primavera.

Andando por el Centro Histórico y después por Toledo llegamos al negocio de Pizza Frita de Gino Sorbillo. Eran las 12 de la mañana y bueno…ver cómo mi compi pedía algo de comer, terminó haciendo mella y yo también me pillé una Pizza Frita de Cicoli.

No sabéis cuánto mola sentarse en las escaleras de Piazza Plebiscito, bajo las columnas, con un manjar como la Pizza Frita y con el sol de cara. ¡Que puta maravilla! Tras esta pequeña parada hedonista, llegamos al Lungomare, el paseo marítimo.

IMG_20170310_125730

Estaba petadísimo de gente. En las piedras, decenas de personas tumbadas en pequeños grupos, charlando, disfrutando del día, bebiendo, escuchando música, etc. Primero nos sentamos junto al agua y después…acabamos tumbados en las piedras.

Éramos dos lagartitos bajo el sol. Sin embargo, la experiencia es de absoluto disfrute. Te tumbas, con los auriculares reproduciendo tu música favorita y viendo en el horizonte un panorama impresionante culminado por el Vesubio.

Después de reposar las grasas de la pizza frita y de quemarme al sol (hay que usar crema solar si o si), emprendimos el camino de vuelta a casa. En el camino, una sorpresa. Paseando de vuelta nos encontramos a…¡los chicos de Casa Surace!

20170310_134002

Para los que no sepan que es: Casa Surace es un Sociedad de Producción Audiovisual que tiene muchísimo éxito en YouTube. Son creadores de sketches de humor sobre Italia, sus costumbres y sobre todo, sobre la vida napolitana, sus “peculiaridades”.

Hacen muchísimas bromas sobre las diferencias entre la gente del norte (Milán) y los sureños o “terrones” (gente de la italia del sur, como término despreciativo e irónico al mismo tiempo). Hacen vídeos sobre cómo hacer bien la comida italiana, críticas sociales y un sinfín de contenido que consigue sacarte un par de carcajadas.

Yo, ni corto ni perezoso me acerqué y con amabilidad les pregunté que si podíamos echarnos una foto juntos. Por supuesto, partimos de que son italianos del sur (la mayoría de ellos), con lo cual, la foto está garantizada y el buen rollo también. Pero es que encima, fueron super simpáticos con nosotros, muy cercanos, muy cracks.

20170310_133854

Fue un momento muy fanboy, como si un español se encontrase a “ElRubius” en medio de la calle, pero valió la pena. De verdad, os recomiendo encarecidamente que os suscribáis al canal de Casa Surace o que al menos, veáis algunos de sus vídeos:

En fin. Que el día pintaba bastante bien. Pero no quiero terminar la entrada sin hablar sobre las 2 horas y pico cocinando una tortilla de “papas” normal y otra con cebolla, que salieron bastante bien. No quiero terminar sin hablar de la cena tan agradable que tuvimos esta día, donde Manuel e Ilaria nos ofrecieron una paella…¡de puta madre!

Además, después pequeña salida a Bellini para seguir embriagándome (tras media botella de vino, tres chupitos de vodka…) con una Peroni Napoletana, en buena compañía, por supuesto. Vida erasmus al 100 % y resacón al día siguiente xD.

20170310_224705

A partir de Marzo, me doy cuenta que llegan los días buenos en Nápoles. Las noches son más cortas, las horas de sol más largas. Se terminan los exámenes del primer semestre, empiezan de nuevo las fiestas, la gente está más animada, etc.

La experiencia erasmus va llegando a su fin, poco a poco. El tiempo transcurre deprisa, más de lo que yo quisiera, y entiendo que esto…no es la vida real, pero hay que disfrutar los momentos al máximo, que esas experiencias, no nos las quita nadie.

Fotos Napolitanas Volumen 1

A lo largo de la semana hago muchos, muchos…muchos kilómetros por la ciudad de Nápoles. Durante ese tiempo me dedico a fotografiar escenas, paisajes, estampas características de la ciudad que subo en instagram (@anatomiadenapoles).

Sin embargo, hay muchas otras fotos que caen en el olvido dentro de las carpetas de mi ordenador. Es por ello que todas las semanas, haré un pequeño recopilatorio y las subiré en esta sección del blog. Espero que os guste, tanto como a mi fotografiarlas.

el-arquero-napolitano
El arquero napolitano. Quartieri Montecalvario

Esta foto la realicé tras adentrarme en el Quartieri Spagnolo y terminé subiendo, subiendo hasta llegar a Corso Vittorio Emanuele. No sabría indicaros por donde se encuentra, pero la clave para encontrarlo es perderse un poco a través de estas zonas.

la-ultima-cena-en-napoles
La última cena napolitana

Esta foto está realizada en la Parroquia de Santa María La Aparente, allá por Corso Vittorio Emanuele. No es una iglesia especialmente grande, pero está muy bien conservada y puedes encontrar estas pequeñas obras de arte en su interior.

vistas-parque-virgiliano
Parque Virgiliano. Fuorigrotta

Digamos que esta es la “otra cara” de lo que puedes ver en el Parque Virgiliano. Además de la cripta y tumba de este clásico poeta latino, o de las vistas impresionantes desde la parte alta, se puede ver el inicio de la estación y Nápoles a su espalda.

castillo-asherman
Castillo Asherman

No sé si se puede subir al último piso de esta infraestructura. Personalmente creo que me “colé” en el interior de este castillo, y pude tomar (entre otras) esta instantánea. Las vistas son impresionantes. Es un sitio que no muchos conocen en Nápoles.

noche-napolitana
Mirador en Via Posillipo

Sin dudas, uno de mis lugares favoritos de Nápoles. No sólo por la vista impresionante que encuentras si no porque está bastante alejado de la ciudad. Para llegar a él, o tomas el bus, o andas varias horas…o vas corriendo. Ventajas de ser un “runner”.

Espero que os gusten las fotos. Dejaré las originales en mi cuenta de Flickr, por si alguien quiere utilizarlas (con la correspondiente mención) y hacer un buen uso de estas capturas. Nos vemos la próxima semana con más fotitos napolitanas.

Los Besos Efímeros. Arenile.

Durante esta semana, además de salir a una infinidad de eventos erasmus, he ido a uno en particular que me ha llamado mucho la atención. El lugar en cuestión se llama “Arenile” y es una discoteca al aire libre, situada a las afueras de Nápoles.

A este evento, organizado por Erasmusland, fui sin conocer prácticamente a nadie. No he salido “a tope durante el primer cuatrimestre” y si lo he hecho, ha sido con italianos. Pero estamos de erasmus y lo importante es ser abierto, no ser tímido y tratar de conocer gente. Y así fue como me planté a las 21 en el meeting point frente al Museo.

Esta zona en cuestión era la idónea para realizar el “precalentamiento” de la fiesta, que traducido a lenguaje vulgar, era el sitio del botellón. Un tanto poético y gracioso embriagarse a las puertas de uno de los edificios más culturales de Nápoles.

El sitio estaba lleno, llenito de españoles. Y lo cierto es que conocí a gente muy interesante, simpática y abierta. Tenía un poco de reparo porque ya había experimentado en los primeros meses ciertos “detalles feos” por parte de erasmus españoles, pero en esta ocasión estuvo muy bien. Por supuesto, la excusa para socializar: beber. Aunque siendo franco, una cerveza en buena compañía, sienta bien.

A eso de las 23 pillamos los autobuses contratados por los de Erasmusland y nos dirigimos a Arenile. Tras unos 20 minutos de trayecto donde pude conocer a más gente en el bus, arrivamos al lugar en cuestión y nos dispusimos a entrar.

Tenía muchas expectativas depositadas en este lugar, y lo cierto, es que no me defraudó en cuanto a tamaño. Arenile es un espacio enorme donde han dispuesto algunos edificios prefabricados y carpas, muchas carpas. El lugar donde se hacía cola (que era inmenso), estaba lleno hasta la bola de italianos, todos vestidos con el característico color negro y con su peculiar estilo “cani” formal.

Los erasmus no tuvimos que hacer cola, si no que directamente pasamos por una puerta lateral. No me hizo ni puñetera gracia que a los tios nos parasen en seco para dejar entrar primero a las chicas. La regla del portero era que si había mujeres para entrar, aunque estuvieran detrás nuestra en la cola, ellas entraban primero y nosotros esperábamos. Incluso así, teníamos que esperar más que ellas para entrar y nos cacheaban. Parte del machismo repugnante y retrógrado que pervive en Italia.

Una vez dentro, comentar que el lugar es espectacular. Una enorme explanada de césped bien delimitado con caminos, varias carpas situadas circundando el lugar y una carpa central donde estaba la pista de baile. Todo ello, al lado del mar.

En cuanto al evento en sí, estuvo bastante bien. Hasta la 1 de la mañana se estaba aceptablemente bien. Pero conforme fue llegando más y más gente la carpa de baile se volvió insoportable. Te costaba muchísimo poder bailar “a tu aire”, cómodo. Era un piel con piel contínuo, un roceteo continuo, un trajín de gente de un lado a otro sin parar. No es un lugar apto para claustrofóbicos.

Aún así la música estaba aceptablemente bien, el entorno estaba cargado de energía (y de hormonas) y se podía echar un buen rato. Sí que me di cuenta que de nuevo la gente de erasmus iba en plan “piña” haciendo grupitos, sobre todo las chicas. En parte por amistad y en parte para evitar a los señores babosos del lugar.

A mi particularmente me la pelaba bastante esta actitud. Una vez que suena la música, me centro en disfrutar, en bailar y en desconectar de todos los que me rodean. Ni siquiera tengo que preocuparme del intentar “bailar” con otra persona. Si me apetece lo hago, y si no me apetece, sigo bailando a mi bola. Es así de simple.

A eso de las 2 de la mañana, empezó la situación insostenible que da título a esta entrada. Comenzó el puterío. Y quiero centrar este concepto especialmente en los italianos. Decenas de ellos, dando vueltas por la sala sin parar, buscando chicas a las que entrarles, empujando, agobiando a las chicas como animales…

img_20170228_031239
La foto está desenfocada con premeditación. Arenile.

Y comenzó el festival de besitos. Pequeñas parejas distribuidas aquí y allá, dándose el lote al ritmo de la música, y comíendose los morros como si les fuera la vida. En toda mi vida, sólo he realizado este tipo acción una sola vez, cuando era un adolescente hormonado, allá por la época de las discotecas light. No le encuentro la gracia.

Sin embargo, lo respeto. Allá cada cual con su forma de ligar, o de conocer gente. Supongo que después de comerse la boca, la gente se los números, quedan de nuevo y quien sabe…lo mismo encuentran así al amor de su vida. Pero me da la sensación de que sólo les supone un frugal y animal sentimiento de satisfacción personal. Pues OK.

Hubo un cierto punto en el cual, tanto la búsqueda de contacto sexual boca a boca, como cualquier otro que implicase “arrimar la cebolleta”, se convirtió la motivación principal de muchos y en el malestar de otros que lo sufrían. Por supuesto, los que forman parte del juego ni les viene ni les va, simplemente están dentro del juego.

Pero los que no…los que solo hemos ido a “puto bailar”, tenemos que soportar los tios empujándote yendo de aquí para allá buscando “carnaza”, a las tias que te miran con cara rara, valorando si eres un peligro potencial a su sexualidad. No sé, no me mola este rollo. De hecho, es precisamente “el rollo que me corta el rollo”.

Para que os hagáis una idea de lo que esperaba. En Sevilla hay un lugar a pequeña escala de Arenile, que se llama “Terraza Alfonso”. Allí ponen buena música para bailar, copas en una carpa, es un espacio al aire libre, etc. Y se está de puta madre. Por supuesto, hay gente que va a ligar o a intentar comerle la boca a otra persona, pero no lo hacen de una forma tan transgresora, desagradable o animal. Yo no lo he visto.

En fin. Si Arenile estuvo ayer así, no quiero pensar cómo estará en verano. Me gustaría volver, porque la música estaba bastante bien (exceptuando a  los DJs, Jay santos inclusive, que objetivamente eran una basura) y porque el ir con erasmus, es divertido. Pero desde luego, este tipo de “besitos” los respeto, pero no me van.

Indistintamente de si tienes pareja o no, la gente dería reconocer cual es el objetivo principal de asistir a estas discotecas: bailar, conocer gente, reducir el espacio personal con moderación, pasar un buen rato, beber en compañía, etc.

A eso de las 4:30 nos volvimos en el autobús y al llegar a Nápoles, cada cual tiró para su casa. Llegué sobre las 5:15, me eché a dormir hasta las 6:30 y después…al quirófano. Fue sin dudas una noche peculiar. Espero que os sirva la info. Ciao tuttifrutti.